viernes, 3 de mayo de 2013

ELLOS YA NO ESTÁN SOLOS...


Cierto es, que nuestro mundo se desvanece por momentos, siendo nuestro presente, el último aliento de un anciano legado que pide a gritos un mañana mejor, en el que las primeras luces del alba, caminen hacia un futuro más sostenible, donde todos los seres vivos de este mundo sean tratados desde la igualdad, el respeto y  el amor que merecen.
Pero a esperas de que ese nuevo paradigma inunde nuestras vidas, hemos de seguir firmes en nuestra convicción, siendo partícipes de las actuales desigualdades que se mecen en nuestro planeta, y como resultante, ejerciendo nuestra más profunda voluntad, para conseguir que la balanza entre la miseria y la dignidad quede lo más equilibrada posible.
Hoy quisiera contaros una experiencia que me ha conmocionado por completo, sin ánimo de ejercer ningún juicio de valores, puesto que yo no soy mejor que nadie, sólo una persona entre tantas, que ha decidido luchar para cambiar un mundo repleto de dolor, injusticias y pobreza. Puesto que vivir aislados de la realidad, es como estar dentro de una prisión que nos aleja de la libertad y nos impide ser capaces de divisar los barrotes que nos separan de la misma...

Todo comenzó hace unas semanas, cuando después de investigar mucho a cerca del tema, decidí que quería apadrinar un niño de la India, ya que conocía de sobras la situación de extrema pobreza que vive este país, a pesar de que existen centenares de ONGs y fundaciones trabajando admirablemente para paliar los efectos de una crisis, que brilla cada día con más fuerza en este lejano rincón del mundo.
Así que finalmente después de informarme como es debido, comuniqué a mi mujer mis intenciones y ella como siempre me dio todo su incondicional soporte, además de alegrarse por que pudiéramos ayudar a alguien situado a tantos kilómetros de nosotros, concediéndole la posibilidad de albergar un mejor porvenir.
Finalmente, nos decidimos a apadrinar a través de la Fundación Vicente Ferrer, puesto que teníamos buenas referencias de toda la obra, que desde hace muchos años, están llevando a cabo en las zonas más desfavorecidas de Andhra Pradesh (al sur de la India).  Digo buenas referencias, porque aunque sea triste decirlo, actualmente muchas de las ONGs más populares, destinan parte del dinero procedente de sus socios y donantes, a pagar las nóminas de los centenares de altos cargos que las componen, así como los caprichos de los mismos, siendo sólo una pequeña parte de ese capital obtenido, el que con mucha suerte llega a los proyectos que dicen llevar a cabo. Por esta razón, siempre recomiendo trabajar con microONGs, o en el caso de trabajar con grandes ONGs, asegurarnos de que su actuación se lleva a cabo desde la más absoluta transparencia.
Así que después de rellenar un formulario a través de internet, nuestro apadrinamiento ya estaba en marcha.
Con sinceridad, a partir de ese día, tuve la sensación de que realmente nuestra acción serviría para devolverle la sonrisa a algún niño muy lejos de aquí, que merecía tener las mismas oportunidades que yo había tenido, siendo todos parte de un todo que no puede albergar diferencias, sólo por nuestra procedencia, raza o lengua.
Desde entonces, cada día que llegaba a casa miraba el buzón, con la esperanza de tener noticias de nuestro apadrinamiento, momento que llegó al quinto día de haber cursado la solicitud de apadrinamiento, gesto que ya decía mucho de la fundación.
Sinceramente, me cuesta expresar con palabras lo que sentí al abrir el sobre y encontrarme por primera vez con la foto de Vishnuvardhan nuestro niño, que posaba descalzo, junto a unas verdes arboledas de su poblado. Su apariencia  era la de un niño, pero sus ojos profundos, narraban mucho más, siendo su mirada un rayo de esperanza para mi convicción, que se vio aun más reforzada, después de saber que nosotros quizás podríamos dibujar una sonrisa en su rostro, con sólo diez y ocho euros al mes, una cantidad totalmente asumible para cualquiera, pero que en este caso, serviría para que él pudiera tener unos estudios y una mejor vida a partir de entonces. 
No pasaron ni dos segundos antes de que las primeras lágrimas recorrieran mis mejillas, pasto de una cierta tristeza y a la vez una gran felicidad, propia de aquella frase que tanto siempre me ha gustado, "...aquello que das te lo das, aquello que no das te lo quitas...". 
Acto seguido, llamé a mi mujer y le comuniqué la maravillosa noticia, sintiendo su emoción muy cerca de mi, a pesar de la distancia que nos separaba en ese momento, un sentimiento muy especial, que sólo alberga en las personas que tienen la suerte de caminar siempre en el mismo sentido, tanto en los momentos buenos como en los malos.

Con esta pequeña vivencia, que muchos pueden ver como algo sin mayor relevancia, sólo pretendo transmitir un mensaje muy simple, pero de gran importancia, puesto que todos somos parte de este mundo y todos tenemos en nuestro poder la posibilidad de mejorarlo. Para ello, el primer paso para  enterrar del todo este viejo paradigma, mancillado por el capitalismo, el individualismo y la explotación de los derechos humanos y animales, es actuar!
Ya que si no somos capaces de comprometernos con el cambio que deseamos ver en nuestro presente, de nada sirve esperar un tren que seguramente jamás llegará.
Por esta razón, os invito a replantear la posibilidad de apadrinar a un niño, dándole la oportunidad que la vida no le ha dado, y en definitiva poniendo vuestro grano de arena, para que quizás algún día, podamos juntos contemplar las cenizas del viejo mundo, desde los pilares de una nueva era, que seguro ha de traer consigo grandes tiempos de luz y esperanza para todos...
Yo por mi parte sólo puedo decir..."ellos ya no están solos..."


Sergi Gámez






miércoles, 13 de febrero de 2013

LA IMPORTANCIA DE LAS PEQUEÑAS COSAS






Después de preguntarme a cerca de las diferentes posibilidades de encontrar la "verdadera felicidad", me he dado cuenta de que estamos rodeados de ella, pero desgraciadamente, casi todos a lo largo de la vida trazamos un velo que nos impide sentirla y menos aun ser conscientes de que la misma nos pertenece si nos proponemos alcanzarla.
Digo esto, porque la sociedad en la que vivimos, nos empuja a pensar que la felicidad es un sueño muy difícil de alcanzar, en parte por culpa de los medios de comunicación, que han moldeado nuestros valores y preferencias, con el único objetivo de hacernos parte de un modo de vida consumista y materialista, donde el dinero parece ser ese elixir bendecido por los dioses que puede catapultarnos hasta las cimas de la felicidad.
Por esta razón, si seguimos los protocolos establecidos por el sistema, deberíamos estudiar una o dos carreras, saber tres o cuatro idiomas y con ellos tener un buen trabajo bien remunerado, con el que podremos tener una vida sin límites, accediendo a todo aquello que siempre nos han inculcado como objetos de valor: un coche lujoso, una gran casa con jardín, unas vacaciones en el caribe con todo incluido, e infinidad de caprichos, repletos de valor material y despojados por completo de ni tan solo una mísera porción de la auténtica felicidad.
Porque no nos engañemos, esa felicidad postiza que nos otorgan esos caprichos fecundados por el sistema en el que vivimos, sólo obedecen a un mero espejismo, similar a un holograma tan real como falso, que difícilmente pretende hacernos felices.
Pero no muy lejos de todo esto existe una realidad paralela, que dista por completo de las premisas antes citadas. Una nueva perspectiva que todos deberíamos tener y que os invito a descubrir desde este mismo momento.
El secreto mejor guardado y llave de esta puerta hacia la auténtica felicidad se puede definir  con una frase:
"La importancia de las pequeñas cosas"

A primera vista, puede parecer un tópico fruto del convencionalismo, pero creedme que pensar así, sólo quiere decir que aun tenemos demasiadas impurezas de nuestro ego más primitivo, taponando nuestra conciencia dormida, e impidiendo que la misma inicie su proceso hacia el despertar.
Pero si de verdad queréis probar de hacer un reset  en vuestra forma de enfocar la vida, y por defecto vuestra forma de entender la felicidad voy a daros unas claves básicas que pueden ayudaros en vuestro cometido:

1-  "Aquello que das te los das, aquello que no das te lo quitas...": Esta gran frase de Jaume Sanllorente esconde una de las claves más importantes de la vida. Y es que nos pasamos parte de nuestro tiempo buscando la forma de obtener "cosas" o "beneficios" que nos hagan felices, sin entender que no hay mayor placer que "dar " en vez de "obtener", porque cuando damos lo mejor de nosotros sin esperar nada a cambio, experimentamos una sensación que difícilmente se puede expresar con palabras, pero os recomiendo hacer la prueba i veréis como no tiene precio.



2- "Vive el ahora, pues el pasado y el futuro nunca te han pertenecido": Esta es una de las claves más importantes, vivir el aquí y ahora, sin importar lo que estemos llevando a cabo, siendo capaces de centrar nuestra atención sólo en la acción presente.
 Esto nos ayuda de muchas formas. Por un lado nos hace ser conscientes de la importancia del presente, pues lo que nos va a suceder no lo sabemos, pero si somos capaces de entender que todo lo que hacemos por inútil que nos pueda parecer, tiene una gran importancia, empezaremos a disfrutar la vida de forma más intensa.
Así que resumiendo como diría un viejo proverbio zen:
"Si vas a caminar, camina
Si vas a comer, come
Vive sencillo, haciendo de cada una de tus acciones un ritual"

3- "Deja de pensar que son los otros los que deben cambiar, se tu el cambio que quieres ver en el mundo": Una de las frases más célebres de Gandhi. Además de ser una gran verdad, esta frase encierra también muchos significados que podemos adaptar a nuestras vidas.
En este caso, os aconsejo que hagais una lista de todo aquello que queréis cambiar por una razón ética o relacionada con vuestros valores , por ejemplo yo un día decidí dejar de comer animales, porque me di cuenta de que yo no era nadie para privarles de una vida en libertad, también decidí dejar de comprar ropa a marcas que explotaran a personas en algún lugar del mundo, así como comprar a grandes superficies, prefiriendo comprar a pequeños comerciantes de mi ciudad... Todo esto, sólo son ejemplos de las mil acciones que se pueden hacer, pero en definitiva, lo que si he visto es que con el tiempo,  cada vez son más las personas de mi entorno que han seguido mi ejemplo. Esto quiere decir que si entendemos que nuestro mundo esta formado básicamente por las personas con las que lo compartimos, si ellas cambian con nuestros actos, ya esta cambiado nuestro mundo!!
¿Parece sencillo no?

4- "Medita para conectar con tu autentico ser": Esta es sin duda una de las llaves de la felicidad más importantes que he podido encontrar en mi vida. Porque meditar, es mucho más que una teoría new age, sobre todo cuando la meditación es uno de los mayores tesoros a los que tenemos acceso de forma gratuita. A través de la misma, podremos tener una perspectiva de nuestra vida mucho más real y amplia que nos permitirá ver lo que de verdad es importante en la misma. No te amargues si lo haces a través del yoga, la vipassana, el budismo, tai-chi... Todas ellas son sólo diferentes orillas de un mismo lago, porque cuando nos aproximamos a cada una de ellas, encontramos siempre lo mismo, nuestro verdadera mente original y con ellas la conexión con nuestro ser.
No servirá de nada pelear o discutir a cerca de que disciplina o creencia es mejor, pues cada persona es un pequeño océano, con diferente profundidad, donde cada uno deberá encontrar aquel camino que resuena en su interior, sea cual sea...si das con el tuyo, lo sabrás !

5- Y para terminar, la más importante y título de esta entrada. "Disfruta del placer de las pequeñas cosas": A partir de hoy, deja de pensar en viajes, coches, nuevos caprichos, grandes planes de futuro...
Sólo disfruta cada segundo como si fuera el último, sin pensar en nada más. Un café con tu pareja en aquel bar que tanto os gusta frecuentar. Desarrolla nuevas ocupaciones que tenías olvidadas ( haz música, escribe en un blog, dibuja, cose, haz deporte...). Si no puedes ir de vacaciones al caribe, piensa en algo fácil, cerca de casa, donde puedas disfrutar de un tiempo en familia, cambiando los caros restaurantes por un picnic en medio de la montaña, los hoteles con piscina, por una noche en tienda de campaña contemplando las estrellas junto a tus hijos... En definitiva haz grande, todo lo pequeño y transformalo en algo maravilloso y perdurable, que te haga sentir vivo y especial en el mundo, pues aunque no lo creas, después de llevar a cabo estos simples consejos, estarás muy cerca de descubrir la verdadera felicidad !

¿A qué esperas?


Gassho!

Sergi Gámez

















domingo, 27 de enero de 2013

NUEVO ESPACIO DE COCINA CONSCIENTE



Sin duda, el pasado año, fue un periodo de tiempo difícil de pasar por alto. En el mismo, experimenté una serie de cambios muy importantes en mi vida, que me hicieron tomar una perspectiva muy diferente de todo lo que hasta el momento me había parecido normal.
De pronto, comprendí que debía de cambiar el rumbo de mi vida a marchas forzadas, después de muchos años en que había estado navegando hacia la deriva.
Me llevaría muchos escritos como este el explicar todos y cada uno de esos cambios, pero quizás uno de los que más ha dejado mella en todo los aspectos, ha sido mi cambio de alimentación. Pasando de una dieta 99% basada en productos de explotación animal a llevar una vida 100% vegana, enfocada hacia el respeto por todos los seres vivos de nuestro planeta.
Este factor fue realmente determinante, junto a mi entrada en el budismo Zen, para que surgiera en mí, una gran pasión por el mundo de la cocina vegetariana. En ella encontré mi refugio a una sociedad que parecía no estar hecha para mí.
Por ello ha a través de la cocina, que he intentado durante mucho tiempo que las personas de mi entorno comprendieran que era posible vivir sin explotar a otros seres. En definitiva, vivir y dejar vivir... algo muy simple, pero que os puedo asegurar, mucha gente no está decidida a entender.
Por esta razón y muchas más animado por el soporte de muchas personas de mi entorno, hace poco decidí crear un blog para expresar mi devoción por la cocina vegana  y macrobiótica. Un pequeño rincón donde explicar la forma de llevar una dieta saludable, libre de sufrimiento animal, y en definitiva, un testimonio más de todo el cambio que sigo viviendo cada día que pasa.
Así que sin ánimo de extenderme, os dejo aquí una imagen que os servirá para viajar al rincón del Tenzo, donde siempre seréis bienvenidos y por supuesto, donde siempre podréis encontrarme, para resolver vuestras dudas a cerca de una alimentación 100% consciente!!

Sergi G.







miércoles, 12 de diciembre de 2012

12-12-12




A pesar de que las muchas tareas que llevo a cabo me impiden escribir de forma regular, esta noche he creído que era muy necesario hacerlo, puesto que estamos en las cimas de un proceso de cambio que culminará de forma muy especial a partir del próximo día 21 de diciembre del 2012.
Pero también se ha hablado mucho de lo que representa la fecha que hoy preside este post:
12-12-12. Sin duda una confirmación numérica de que algo se gesta en los pilares de este mundo, que ve como sus cimientos se diluyen tras el paso de una esfera de múltiples cambios, que desde hace ya muchos meses, todos estamos percibiendo en mayor o menor nivel.
A partir de aquí las profecias se mecen sin cesar, y cada persona se acoge a la suya propia, pero aunque muchas de ellas son formuladas desde puntos de vista muy diversos y en algunos casos contrarios, nadie niega a día de hoy, que el mal llamado " fin del mundo" seguirá siendo uno de los géneros más amados por los directores de películas catastrofistas americanas, porque señores esto no es el final de nada, sino más bien el principio de muchas nuevas cosas que están por llegar...
Y digo esto, porque lo que nos acecha en los meses venideros, no es otra cosa que una renovación muy profunda y espiritual de todos nuestros valores, sentimientos y en definitiva todas aquellas percepciones que nos guiarán a través de nuestra búsqueda interior, para hallar el verdadero sentido de nuestras vidas y la razón por la que estamos aquí, que dista mucho de estudiar alguna que otra carrera, comprar un gran coche y una casa con jardín, donde pasar el resto de nuestras vidas acompañados de infinidad de aparatos y caprichos vacíos de utilidad real, que no necesitamos en absoluto para aquello que en realidad hemos venido a hacer aquí...
Creo que ha llegado el momento de que empecemos a cuestionarnos seriamente si todo el engranaje de nuestra vida nos encamina realmente allí donde queremos llegar, o hacia otros nos quieren conducir.
Yo no se que pensarán ustedes, pero me niego a aceptar que he venido a este mundo para envejecer pensando que quizás tras la muerte me espera una vida mejor, en un mundo mejor que este, pues nuestro mundo es y será aquello que nosotros queramos que sea.
Nuestra actitud en relación a nuestro entorno y hacia todos los seres que lo componen es el reflejo que nosotros mismos proyectamos. Así que si hay tantas cosas que nos desagradan de este planeta, quizás deberíamos empezar a pensar que muchas de ellas las creamos nosotros, y que sólo con desearlo, podemos cambiar todo lo que ven nuestros ojos, para que muchas de esas sombras que ahora parecen empañarnos, dejen ver las primeras luces de un nuevo amanecer...

¿CÓMO DEBEMOS ACTUAR ANTE LOS NUEVOS CAMBIOS?

A razón de todo lo relacionado con esta nueva era de la que todos hablan, también quisiera hacer un apunte que desde hace mucho tiempo me baila en la cabeza.
Es cierto que estamos en un momento infinitamente especial, que debemos tomar desde una perspectiva muy personal y espiritual. Para ello la meditación nos será de gran ayuda, pues la misma nos ayuda a vernos tal como somos y pulir nuestras impurezas a modo de encontrar nuestra verdadera vía, aquella que nos aleja del comportamiento dual y nos muestra un nuevo camino, donde tanto las cosas buenas como las malas son aceptadas por igual, así como nuestra interacción con todas las fuerzas que se mueven a través del universo.
Pero como comentaba con anterioridad cada persona tiene sus propias teorías y aunque muy respetables, el derecho a buscar una alternativa siempre creo debe ser bien recibido.
Por señalar un ejemplo que me ayuda a desarrollar este aspecto, voy a poner el ejemplo de una persona a la que admiro considerablemente, puesto que creo ha sido el faro que muchos barcos necesitaban, para no perderse en medio de la tempestad, que desde hace mucho nos azota. Se trata de Emilio Carrillo, una persona muy especial, que tras tener una experiencia cercana a la muerte, regresó de los límites de la última luz para servir de guía a miles de personas en el camino hacia el despertar de la conciencia.
En su blog, el anunciaba desde hacía mucho tiempo que a partir de una fecha determinada, cesaría en su actividad en la red, retirándose para centrarse  en los nuevos cambios que llegarían durante el último mes del 2012. A raiz de esto he escuchado a muchas personas que comentaban un planteamiento similar al de nuestro amigo Emilio Carrillo, con el que repito me siento muy identificado. Pero no puedo estarme de decir que a pesar de que los nuevos cambios representarán un antes y un después en nuestras vidas, en ningún caso podría abandonar este viejo mundo sin pensar antes en todas las personas que aun caminan ciegas por él, esperando que alguien o algo las despierte de su gran letargo espiritual.

Por ello ahora más que nunca, siento la necesidad de luchar por hacer de este mundo algo digno de observar, un mundo donde las gente empiece a entender la cadena de la vida, como un proceso global que nos afecta en cada uno de nuestros actos. Donde nadie es superior a nadie y todos merecemos las mismas oportunidades...
En mi humilde opinión, creo que ahora más que nunca debemos abrir todos los canales posibles de difusión y difundir a través de los mismos nuevos valores morales, para que todas las personas que por la razón que sea aun no hayan encontrado el camino del despertar, puedan unirse en la construcción de este nuevo mundo, que ahora parece ver esbozados sus primeros trazos. Por que en definitiva podemos vibrar en infinidad de dimensiones, pero mientras un solo ser en este mundo pase hambre o sufra dudo que jo pueda ser plenamente feliz.
Ahora más que nunca se que esta es mi misión en esta vida y no otra, la de darlo todo sin esperar nada a cambio, porque sólo siendo nosotros el cambio, podemos impulsar al resto a que lo sea también, o como Gandhi decía "Se el cambio que quieres ver en el mundo..."

Para terminar este pequeño escrito en motivo de los nuevos tiempos, dejo un clip con uno de los temas que más esperanza a albergado siempre en mi interior, espero lo disfrutéis y os sirva para reflexionar sobre vuestro papel en esta vida.

Sergi G.











viernes, 28 de septiembre de 2012

EL MITO DEL DIA DE MAÑANA...


Hace mucho tiempo que una profunda reflexión merodea por mi cabeza, algo que para muchos resulta banal y de poco interés, pero que a mi parecer tiene una gran incidencia en nuestras vidas...
Se trata de como ya de niños encaminamos nuestras vidas, despojándolas de todo azar y libertad, sumiendo nuestros destinos en una especie de hoja de ruta preestablecida, que conduce nuestros pasos lejos de nuestro presente, cegando el mismo con aparentes cimas de futuros éxitos que debemos alcanzar...
Estoy refiriéndome al mítico "día de mañana", ese soñado día del que tanto hemos oído hablar y que tantas dificultades y adversidades nos dicen que encierra, ese momento para el que hemos de prepararnos durante toda nuestra existencia, en el que supuestamente deberemos afrontar el peso de todas esas adversidades y como premio convertirnos en personas de provecho... 
Estas palabras se pueden resumir en algunas frases que seguro todos hemos oído en infinidad de ocasiones, como por ejemplo:

"... estudia hijo que has de estar preparado para el día de mañana..."

"... has de ahorrar para el día de mañana y así podrás tener tu propia casa... "

Llegado a este punto es cuando me pregunto si realmente tiene sentido vivir aferrado a unos acontecimientos futuros que dependen de más factores de los que podemos imaginar.
Con toda sinceridad y espero poder justificarme , he de decir que el día de mañana no existe, pues el mismo sólo se mece entre los brazos de un tiempo lejano a nuestro presente al que no podemos aspirar por la sencilla razón de que lo que realmente importa en nuestras vidas es el momento presente, entendido como el aquí y ahora.
El ser humano, lejos de prestar atención a este momento presente se ha convertido en la máquina del tiempo más perfecta construida jamás, ya que pasa la mayor parte de su vida entre el pasado y el futuro y créanme si les digo que esto es realmente preocupante y poco saludable.
Pasamos toda nuestra vida aferrados a nuestros recuerdos,  soñando con un supuesto futuro que idealizamos y que la mayor parte de las veces se desenlaza totalmente diferente a como lo hemos esbozado en nuestros sueños.
¿No sería más fácil disfrutar de cada segundo como si fuera el último? , dejando de banda las preocupaciones futuras en un segundo plano que nos permita vivir sin sufrimientos...

Dicho esto voy a analizar algunas situaciones típicas de estos mitos futuros que nos prometen esa felicidad tan preciada de tan dudosa existencia.




Sin duda uno de los grandes clásicos viene dado a la hora de escoger nuestros estudios, ya que por lo normal el sistema y en muchos casos la misma educación que nuestros padres nos inculcan con toda su buena fe, suele convertirse en un arma de doble filo.
Por esta razón, en muchos casos muchos jóvenes optarán por estudiar carreras universitarias relacionadas con aptitudes más técnicas o económicas tales como ingenierías , empresariales, arquitectura o química entre otras...
Y en realidad no tiene nada de malo escoger este tipo de estudios, el problema es que infinidad de estos chicos escogen ese tipo de carreras sólo porque creen que tendrán un mejor porvenir y no porque les ayude a crecer como personas en todos los sentidos y en definitiva sentirse realizados. Lo que les conduce en muchos caso a un estado de frustración, ya sea porque quizás esperaban cobrar más que lo que finalmente cobran o sin más porque el mercado laboral no los acoge como esperaban.
Por la contra, aquellos que deciden ser fieles a su corazón y se decantan por carreras relacionadas como  bellas artes o humanidades serán ampliamente marginados por una sociedad que les recordará a diario que dichos estudios nos les servirán para nada una vez salgan al mercado laboral.
Pero el verdadero problema de todo esto, reside en que he podido ver con mis propios ojos como muchos de esos chicos que eligieron apostar por su futuro y no por su corazón hoy no son felices en sus puestos de trabajo, al haberse dado cuenta de que la vida es mucho más que un sueño de futuro sino una apuesta de felicidad que sólo se puede vivir desde el presente!
Y es que en definitiva si hacemos un balance rápido nos daremos cuenta de que todo aquello que nos proponemos por lo normal está ligado a una finalidad material y ello sólo nos aboca a una vida repleta de sacrificio persiguiendo una finalidad casi fantasmal.

Así que he de confesar que creo firmemente que el día de mañana no existe, siento si he tirado por el suelo el sueño de alguna persona que lleve toda la vida esperando la llegada de dicho día.
A cambio les diré que todo lo que necesitan para ser realmente felices lo tienen a su lado, tan cerca que casi pueden tocarlo con la punta de sus dedos...
La felicidad de la que yo hablo reside en  la sencillez y el abandono de todos estos apegos construidos por un sistema que intenta hacernos caminar a ciegas junto al borde de un gran precipicio.
La felicidad de la que yo hablo reside en el silencio, al que podemos observar y sentir si somos capaces de abandonarnos por completo y no esperar otra cosa del presente que ser parte del mismo y notar como necesitamos poco más para encontrar aquello que nos hace sentir vivos como nunca antes lo hemos estado.
Así que tomándome la licencia de la libertad, diré que la vida es mucho más que todo aquello que nos han echo creer desde pequeños, siendo más certero entender la misma como un cúmulo de sentimientos, sensaciones y sobre todo y esto es lo más importante conciencia...
Hemos de dejar de vivir a manos de leyendas futuras y comenzar a sentirnos en comunión con nuestra conciencia, aquella que nos transmite ver a nuestro hijo sonrreir o la que nos acaricia cuando estamos componiendo una poesía o leyendo un buen libro...
El resto créanme no nos pertenece y aunque así fuera, mejor disfrutar del aquí que brillar a manos de un falso amanecer que nunca acaba de regalarnos sus primeras luces...




domingo, 29 de julio de 2012

1000 LITROS DE VIDA



Una vez más me complace presentar uno de esos proyectos que a mi parecer merecer una atención especial, pues cuando la solidaridad, la convicción por mejorar el mundo y una buena iniciativa solidaria convergen en el mismo punto, es que algo muy grande está apunto de suceder, y sin duda alguna, este es el caso de la nueva iniciativa impulsada por la ONG Wikihappiness  "1000 LITROS DE VIDA"!
A partir de ahora podría explicar yo mismo de que trata esta maravillosa campaña, pero como valoro mucho el tremendo esfuerzo que hay detrás de este proyecto y su página web, prefiero traspasar aquí desde la misma alguno de sus contenidos.


EL PROBLEMA...



En la actualidad, más de mil millones de personas no tienen acceso al suministro de agua potable. Esto obliga a las mujeres y a los más jóvenes a emprender agotadoras jornadas en busca de agua insegura, al tiempo que les priva de dignidad, alfabetización y tiempo.  

  • 884 millones de personas carecen de recursos de agua potable mejorados (1)
  • 4.000 millones de casos anuales de enfermedades diarreicas (2)
  • 1,8 millones de vidas se pierden cada año debido a enfermedades diarreicas (2)
  • 443 millones de días de clase perdidos cada año debido a enfermedades relacionadas con el agua (3)
  • 117 millones de años de vida ajustados por discapacidad (DALY) se pierden anualmente debido a infecciones por diarrea y parásitos intestinales (4)



¿QUÉ ES 1.000 LITROS DE VIDA? 


1.000 litros de vida es un proyecto que tiene como objetivo reducir el numero de muertes por ingestión de agua contaminada proveyendo de filtros potabilizadores de agua LifeStraw® a ONGs españolas que trabajan en zonas con escasez de agua potable, aguas estancadas y gran numero de enfermedades/mortalidad por la ingestión de agua contaminada. 


<<1000 litros de vida es una manera sencilla de mejorar el mundo: las personas ponen su grano de arena sin mucho esfuerzo, las ONGs pueden llevar los filtros potabilizadores allí dónde se necesitan y muchas personas dejaran de enfermar o morir cada año por ingestión de agua contaminada>>

¿CÓMO VAMOS A HACERLO? 


Gracias a la suma de muchos granitos de arena (en este caso, SMS Solidarios de 1,20€) de todo tipo de personas movidas por el deseo de hacer un mundo mejor y el convencimiento de que la felicidad propia y la ajena están entrelazadas.

¿CÓMO SE PUEDE CONVERTIR TU SMS EN 1000 LITROS DE VIDA?

  1. El precio de mandar un SMS son 1,20€
  2. Gracias al acuerdo firmado con la Fundación Amplexus (y a la colaboración de Movistar, Orange y Vodaone) el 100% de este importe irá al proyecto 1.000 litros de vida
  3. Del importe del SMS 1€ se destinarán a la compra de LifeStraw®  (sobretodo de la versión Family) y los 0,20€ restantes a los gastos de gestión del proyecto.


En definitiva y para concluir, recuerdo que cuando estudiaba diseño tuve un profesor que siempre me decía que los buenos proyectos eran aquellos que se explicaban por si mismos, sin necesidad de grandes adornos ni molduras superficiales.
Ahora después de ver como mis compañeros de Wikihappiness lanzan esta campaña, esas palabras vuelven a cobrar vida en mi mente, a la vez que una sincera sonrisa se dibuja en mi rostro ;-)
1000 litros de vida ...nunca antes fue tan fácil dar tanto con tan poco!!!
Hasta pronto!!

Sergi G.


jueves, 26 de julio de 2012

YO NO ME LAVO LAS MANOS ¿Y TÚ?





Creo que si una palabra ha sido muchas veces protagonista en las líneas de este blog es sin duda alguna la palabra "conciencia".  Las razones de dicho protagonismo son infinitas, pero creo que la más importante de las mismas es que después de mucho tiempo buscando el verdadero sentido de mi existencia he llegado a la conclusión de que el ser humano es 100% conciencia. El problema radica en que existen demasiadas barreras que nos intentan alejar de nuestra verdadera naturaleza, entre ellas, la más aparentemente infranqueable la encontramos en el sistema que nos ha sido impuesto y que como podéis imaginar, lo último que desea es que pensemos por nosotros mismos y mucho menos que seamos conscientes de todas las cosas que de verdad son importantes.
Dicho esto, creo que debemos de situar nuestra actual situación a nivel social, porque después de los últimos acontencimientos mediáticos es provable que la gran mayoría de las conversaciones que se pueden tener o escuchar nos terminen conduciendo a la "supuesta crisis económica" y el impacto que la misma está teniendo en la mayor parte de la población, al unísono de la pérdida de tantos y tantos derechos, por los que muchos lucharon en el pasado y hoy parecen desvanecerse tras los ojos del olvido.
Llegado este momento entiendo que en un arrebato de indignación y tristeza, los ciudadanos inunden las calles como muestra de su malestar social y descontento por la actual situación política, ya que siempre fué un derecho el poder expresar todo sentimiento, convencimiento o lectura de nuestra realidad a través de la libertad.
Pero yo me pregunto... ¿hasta que punto dicho credo a la solidaridad de un pueblo indignado puede encontrar razón de ser alguna, cuando parte de dicha sociedad se desentiende de males ajenos iguales o peores que los nuestros?
O dicho de otra forma ¿ Tiene sentido velar por el cumplimiento de nuestros derechos, cuando nosotros a través de muchas de nuestras acciones privamos de sus derechos a miles de seres humanos como nosotros?
La respuesta sin duda alguna es NO le duela a quién le duela!

Pero antes de que mas de uno tire toda la caballería sobre mis palabras, quisiera platear una serie de reflexiones al efecto que creo pueden esclarecer si cabe el sentido de mis afirmaciones...

En primer lugar, se me hace difícil hablar de una crisis actual cuando hace muchos años que medio planeta se muere de hambre y aquí parece que eso no afecta a nadie. Por no hablar de los miles de niños (algunos con edades entre 2-3 años) que son explotados cada día trabajando entre 16 y 18 horas diarias por menos de dos euros al mes, sin contrato ni futuro, mientras que nosotros damos soporte a toda esa barbarie inviertiendo nuestros dineros en las grandes marcas que todos conocemos y que son altamente responsables de este abuso a los derechos humanos en los paises del tercer mundo.




Así que pongamos todas las cartas sobre la mesa ¿ Hasta que punto vamos a seguir permitiendo que el mundo en el que vivimos sea cada día un poco peor?, porque creanme, que no podemos lavarnos las manos a espaldas de todo lo que está sucediendo fuera de nuestras fronteras y pensar que encima esto no acabará por afectarnos!

En conclusión y volviendo al inicio de este post, creo que debemos actuar siempre desde la conciencia, pensando siempre antes de actuar en las consecuencias a terceros de nuestros actos y no sólo en la repercusion que los mismos tienen para nosotros. Porque si obramos desde la ética y vemos los problemas con objetividad nos daremos cuenta de que gran parte de nuestra sitación actual la hemos generado nosotros!
Por poner un ejemplo, podemos ver cada día como muchas grandes multinacionales están cerrando sus puertas, dejando a cientos de personas sin trabajo sólo para llevarse la producción a otros países, donde sus intereses se vean más favorecidos. Es decir , hablamos de empresas que producen fuera para abaratar costos y nosotros  se lo agradecemos comprando sus productos, que además en la mayoría de casos se confeccionan fuera de las leyes de comercio justo.

Como curiosidad que creo viene perfecta al caso, el otro día leí que Inditex (ZARA, PULL & BEAR, STRADIVARIUS...) había multiplicado sus ventas en el último año más del doble en todo el mundo. 
Y no se ustedes, pero a mi me suena a risa que salgamos a las calles para pedir derechos y justicia y horas después aprocechando las rebajas nos vayamos de compras por estas tiendas que en realidad, aunque tengan muchos comercios en España, tienen todo su aparato logístico y productivo en paises del tercer mundo. Así que cuando damos nuestros dineros a empresas como estas, en primer lugar ponemos nuestro grano de arena para que alguien lejos de aquí tenga un nivel de vida pésimo, privado de muchas libertades y en segundo lugar inyectamos nuestro capital en todos lados menos en nuestras arcas, con lo que nuestra economía cada vez está más tocada.



En cambio, somos capaces de ver  como los pequeños comercios de toda la vida, esos que si creieron en su tierra, cierran ahora sus puertas ante la competencia desleal que suponen estos grandes imperios téxtiles, que copan las calles de nuestras ciudades con su rostro de cristal y estética de vanguardia.

En definitiva, podría estar hablando durante horas sobre las mil y una incoherencias que se confabulan en nuestra sociedad a día de hoy, pero prefiero despedir este post con la esperanza de que algún día seremos capaces de guiarnos más por nuestro corazón y no por ese afan que no nos deja ver más allá de la punta de nuestros zapatos...




YO YA NO ME LAVO LAS MANOS! ¿ Y TÚ?